Industria del automóvil

La industria del automóvil depende de los compresores, las herramientas de manipulación de materiales y las herramientas motorizadas para ayudar a construir productos de calidad superior. Los compresores se emplean para alimentar herramientas dedicadas a muy diversos procesos, incluido el inflado de neumáticos, la pintura y el montaje. Asimismo, los compresores de aire filtran el aire que respiran los trabajadores de la automoción en la línea de montaje. Dicho de manera sencilla, los compresores de aire se emplean del principio al final del proceso de fabricación de automóviles. Y en lo que concierne al montaje de componentes de automoción, las herramientas motorizadas de Ingersoll Rand –tanto inalámbricas como neumáticas– son vitales para todo el proceso, desde la sujeción hasta el acabado. Esto incluye no solo la propia herramienta, sino sistemas en red que mejoran el control de procesos, la comodidad del operador y las comunicaciones de datos para ayudarle a maximizar la productividad. Y nuestro resistente equipo industrial de elevación y manipulación de materiales, incluidos los polipastos, los dispositivos de manipulación ergonómicos y las estructuras de soporte, ayudan a que los componentes de los automóviles se desplacen por todo el proceso de montaje de forma fiable y segura.